Refugio de vida silvestre La Esperanza

El refugio “La Esperanza” está ubicado al noreste de la Provincia del Chubut, a 75 Km. al norte de la ciudad de Puerto Madryn.

Su superficie de 6700 ha. incluye 12 km. de la costa sur del Golfo San Matías. El área está destinada a la conservación de la biodiversidad y se encuentra estratégicamente situada en la zona de amortiguación del área Natural Protegida “Península Valdés”, declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

En el año 2003 fue declarado Refugio de Vida Silvestre según la Ley Provincial Nº 3257 y Decreto reglamentario Nº 868/90 por parte de la Dirección de Flora y Fauna Silvestre de la Provincia de Chubut.

En un mundo en constante cambio y con una población humana en activo crecimiento, la preocupación por el deterioro ambiental se ha convertido en una causa cada vez más compartida. Sin embargo, el sistema formal de áreas Naturales Protegidas de Argentina solo alcanza en la actualidad a menos del 5% de la superficie del país. De este modo, las zonas de amortiguación constituyen una gran oportunidad para mejorar esta proporción.

Fundación Patagonia Natural gestiona estas tierras, con el objetivo de conservar un área representativa de la Estepa Patagónica Costera. Allí se llevan a cabo programas de investigación sobre el ecosistema y su biodiversidad, programas de conservación del ambiente y sus especies, y actividades de capacitación, apoyadas por el “Programa de Introducción a la Conservación”.

Estepa, cultura y océano

El clima del área está caracterizado como árido, aunque atemperado por su proximidad al mar y por encontrarse a sotavento del último escalón de la meseta patagónica. Posee una temperatura media anual de 13,5ºC. La temperatura media mensual varía entre 6,4ºC en el mes Julio y 20,4ºC en el mes de Enero, pero en ocasiones supera los 30º C. Las precipitaciones oscilan entre los 100 y 200 mm. anuales. Predominan los vientos del oeste y sudoeste.

Vegetación

El Refugio cuenta con una alta variedad de comunidades vegetales, dominada principalmente por una estepa arbustiva, donde son comunes las jarillas y algarrobos, y una estepa arbustivo-herbácea, con distintas especies de coirones y arbustos, muchos de ellos endémicos de la región.

Las plantas de la estepa patagónica, al igual que todas las plantas de las zonas áridas, han desarrollado adaptaciones en las hojas, tallos y raíces que les permiten sobrevivir en condiciones de baja humedad, alta evapotranspiración, fuertes vientos y temperaturas extremas.

Fauna

En La Esperanza se ha relevado un total de 81 especies diferentes de animales, 5 especies de aves playeras y 17 especies de aves marinas. Un gran número especies de aves terrestres han sido avistadas nidificando o con comportamiento reproductivo.

Se han observado 23 especies de mamíferos terrestres nativos y al menos dos especies de mamíferos exóticos. Estudios realizados en el Refugio, permiten ver un crecimiento en la población de Guanacos (Lama guanicoe) desde 2000 y hasta la actualidad, en donde se observan alrededor de 700 individuos. En el Refugio, la presencia de Pumas (Puma concolor) fue prácticamente continua entre el año 2000 y hasta Agosto de 2004. Desde esa fecha y hasta Junio de 2008 no se registraron indicios de presencia, tales como fecas o huellas.

A partir de Junio de 2008 se encontraron nuevamente rastros de actividad de puma dentro de La Esperanza. También se han avistado 6 especies de mamíferos marinos. Sobre la costa se encuentra un apostadero de Lobos Marinos de un pelo (Otaria flavescens) con animales juveniles y no reproductivos con pocas crías. En las costas del refugio, hay arrecifes rocosos sobre los que viven una diversidad muy grande de organismos como peces, pulpos y otros invertebrados

Geología y Fósiles

El Refugio se encuentra incluido dentro de una gran unidad de paisaje de pendientes suaves, terrazas y depresiones. La costa presenta una playa de canto rodado de 12 km de largo.

La estructura de la playa es de una pendiente abrupta compuesta de sedimentos de tipo grava acumulados por la acción del mar. Desde la playa se observa la formación de terrazas marinas.

La mayoría de los fósiles que se encuentran en La Esperanza, pertenece a la llamada “Formación Puerto Madryn”, con sedimentos de color amarillento a ocre, con un contenido importante de arena y frecuentes bancos de ostras (Ostrea parasitica y Ostrea maxima) y otros invertebrados en su mayoría bien conservados.

Historia y Cultura

El Refugio se encuentra en el área de distribución de los Tehuelches septentrionales, habitantes originarios de esta porción del territorio. En el área existen sitios de interés arqueológico asociados a bajadas litorales, localizados en su mayoría sobre terrazas marinas con fácil acceso al mar.

Los estudios realizados indican que la zona habría sido reiteradamente utilizada durante por lo menos los últimos dos mil doscientos años por estos habitantes.

La mayor parte del registro arqueológico habría sido formada por sucesivas ocupaciones relacionadas con la recolección de moluscos, ocasionalmente la pesca y la caza de guanacos y choiques. Se presumen algunas ocupaciones muy breves, otras un poco más prolongadas, campamentos transitorios y sólo un sitio que parece haber funcionado como base residencial. En algunas ocupaciones de tiempos tardíos se habrían fabricado recipientes cerámicos de formas globulares y paredes lisas,

utilizándose como materia prima las arcillas locales.

A partir del siglo XX se comienza a desarrollar en el lugar, como en el resto de la Patagonia, la cría de ganado ovino de manera extensiva hasta que el área fue definida como Refugio de Vida Silvestre, momento en el que se decide retirar el ganado, clausurar la zona y ponerla bajo el régimen de recuperación.

Introducción a la Conservación